El Snowpark

Los snowparks fueron diseñados originalmente para snowboarders freestyle, pero se han convertido en lugar de reunión habitual de freeskiers y shorty-skiers. Han contribuido en gran medida a limar las asperezas históricas entre esquiadores y snowboarders.

Los mejores snowparks son minuciosamente conservados por las estaciones de montaña y están repletos de rail slides, saltos verdes, azules, negros y doble-negros, half pipes, snakes y quarterpipes. Las estaciones de esquí compiten entre sí para conseguir el snowpark más atractivo.

Componentes del Snowpark

Los snowparks están compuestos por módulos señalizados por balizas de diferentes colores según su nivel de dificultad.

Los componentes más habituales que nos vamos a encontrar en un snowpark son los siguientes:

- Rails o barandillas: Son barras de metal de poca superficie sobre la cual se desliza el rider. El deslizamiento del rider sobre un rail o un box se llama “jibbing”.

- Box o cajones: Los cajones son módulos con superficies más anchas que una barandilla, sobre las cuales se desliza el rider. Tienen formas muy diferentes. Según su diseño podemos encontrar los arcos o rainbows, los waves, snakes, steps...

- Big Jump: Son zonas de salto que constan de una bajada en la que el rider consigue velocidad, un kicker para la impulsión y una zona de recepción del aterrizaje para minimizar el impacto en las piernas del rider.

- Half-Pipe: Estructura formada por excavación en el suelo o por acumulación de nieve que se parece a la sección transversal de una piscina. Consta de dos rampas cóncavas o quarter pipes situadas una frente a la otra, entre las cuales el suelo se hace plano. El rider se deja caer desde uno de los extremos y tras ascender por la otra rampa realiza piruetas o trucos. También es muy utilizado en skateboard y bmx freestyle, aunque con plataformas de madera.

- Quarter Pipe: Rampa que se asemeja a una cuarta parte de la sección transversal de un tubo. Básicamente se puede decir que es la mitad de un half pipe.

Reglas del snowpark

En un principio un snowpark intimida mucho. Parece un caos aunque existen una serie de reglas no escritas que ayudan a que exista un cierto orden.